+34 966 658 380 secretaria@crimina.es
Select Page
Presentación

Como centro universitario de investigación perteneciente a la Universidad Miguel Hernández, una universidad moderna especializada en la investigación, tal y como demuestran todos los rankings que la sitúan entre las tres mejores universidades españolas en productividad científica por profesor, Crímina ha llevado a cabo múltiples proyectos científicos, con resultados que han sido aplicados a la mejora de la seguridad y que se han presentado en los más importantes congresos nacionales e internacionales. Es por tanto su principal objetivo el desarrollo de estudios de investigación sobre diferentes aspectos de la delincuencia: desde sus formas y tipologías hasta sus efectos en las víctimas, pasando por el análisis de sus expresiones concretas en determinadas coordenadas espacio-temporales.

Líneas de investigación

Análisis y geografía del crimen

Uno de los principios de la Criminología que más apoyo empírico ha recibido durante las últimas décadas hace referencia a que el crimen no se distribuye en el espacio y el tiempo de manera aleatoria, sino que describe patrones identificables. Cuando las personas confluyen en determinados momentos y lugares durante el transcurso de sus actividades cotidianas, se generan oportunidades delictivas que, al concentrarse de forma desproporcionada, forman puntos calientes o hot spots de delincuencia. Además de la convergencia cotidiana entre personas y objetos, existen ciertos lugares que favorecen la concentración del crimen, como aquellos que ofrecen oportunidades delictivas especialmente atractivas o aquellos otros que fomentan la convergencia masiva entre personas. Esta tendencia a la concentración en unos pocos lugares se ha observado en multitud de delitos y en distintos contextos, lo que ha llevado a enunciar este fenómeno como una auténtica ley científica. La Ley de la Concentración del Crimen es la base para orientar estrategias policiales e implementar sistemas de control en ámbitos geográficos reducidos de la forma más eficiente. En Crímina investigamos los patrones espaciotemporales que describen distintos crímenes para proporcionar soluciones que permitan distribuir los recursos preventivos en los momentos y los lugares con un mayor riesgo de albergar delitos. Para realizar esta tarea de la forma más eficaz, utilizamos softwares informáticos que incorporan Sistemas de Información Geográfica (SIG) y herramientas de análisis del riesgo geográfico especializadas como Risk Terrain Modelling (RTM). Ello nos permite generar mapas del crimen que para comunicar nuestros hallazgos más importantes de una forma clara y rigurosa. Algunas de los iniciativas de investigación con los que está relacionada esta línea son los proyectos MapvVial o Riskment.

Cibercrimen

El avance tecnológico ha cambiado la forma en la que nos relacionamos. Gran parte de nuestra rutina se ha trasladado gradualmente al ciberespacio, un lugar digital donde interaccionamos con otras personas y con información. Ahora hacemos la compra online, teletrabajamos, jugamos con desconocidos online, y publicamos información personal en nuestras redes sociales. Este cambio de paradigma ha fomentado la aparición de oportunidades delictivas en un entorno donde el espacio y el tiempo es diferente, dando lugar a cibercrímenes que antes no existían (p. ej. hacking) y transformando otros crímenes y existentes (p. ej. fraude). En Crímina investigamos el impacto que tienen las tecnologías en la vida cotidiana de las personas para identificar cuáles son los factores que determinan la aparición de oportunidades delictivas en el ciberespacio. Nuestro objetivo último es guiar las mejores estrategias basadas en la evidencia para prevenir el cibercrimen. Ante la dificultad de recabar datos de calidad sobre cibercrimen, hemos diseñado investigaciones basadas en encuestas y recurrido a los datos proporcionados por las plataformas de redes sociales a través de sus Application Programming Interfaces (API). Estas fuentes de datos primarias proporcionan el sustento adecuado para responder a preguntas de investigación novedosas que nos sitúan a la vanguardia de la investigación en cibercrimen desde la perspectiva del factor humano. Algunas de las iniciativas de investigación de esta línea son los proyectos Cibercriminalidad, CiberHache, CiberApp o  Saf_e.

Delincuencia económica y organizada

Esta línea de investigación se centra en el estudio del Derecho penal económico-empresarial, así como de la delincuencia organizada, desde una perspectiva jurídica y criminológica. Su enfoque en este sentido está centrado en varios aspectos. Por un lado, esta línea de investigación tiene un enfoque reactivo, centrado en el estudio de aspectos como la responsabilidad penal de la empresa y en la empresa, incluyendo las diferentes responsabilidades en las que pueden incurrir los agentes que intervienen en la actividad empresarial. Por otro lado, esta línea de investigación tiene también un enfoque preventivo, que analiza la prevención del delito en la empresa y los compliance programs. Asimismo, se incluye dentro de esta línea de investigación, el estudio y análisis de los distintos delitos económico-empresariales, especialmente la corrupción y el fraude. Esta línea de investigación también está orientada al estudio de la delincuencia organizada, especialmente aquella derivada de la globalización de la delincuencia, centrándose en la prevención y respuesta criminológica a la misma para una mayor seguridad ciudadana, así como en la acomodación de la regulación española a los compromisos internacionales adquiridos en este ámbito. Por último, esta línea de investigación también se centra en el cumplimiento normativo y en transparencia de la Administración pública. Algunas de los iniciativas de investigación con las que está relacionada esta línea son los cuatro proyectos +ETICOS; Hacia una gestión eficaz y transparente de la seguridad ciudadana: acción de capacitación en la prevención de la delincuencia y el fortalecimiento democrático (Perú); La respuesta penal al blanqueo de capitales y la corrupción.

Derecho penal empírico

Una de las prometedoras líneas del Centro CRÍMINA es la relacionada con el Derecho Penal empírico que trata de dotar de evidencias empíricas a la toma de decisiones normativas con el objetivo de mejorar las leyes penales y los objetivos que éstas persiguen. En esta línea se investigan y analizan las evidencias empíricas procedentes de distintas ramas del conocimiento como la Criminología, la Política Criminal, la Psicología, entre otras y que el Derecho Penal debe observar para determinar, en el marco de un Estado social y democrático de Derecho, las conductas que deben ser criminalizadas, cómo debe ser el mensaje normativo y el castigo, o cómo debe darse la intervención del Estado en determinados fenómenos en términos de eficacia, a partir del enfoque de la toma de decisiones basadas en evidencias entendido como un enfoque que se adecúa mucho más a la toma de decisiones político-criminales racionales. Entre los proyectos asociados a esta línea de investigación se encuentra el proyecto nacional NEXO, que aborda las posibilidades y límites de la incorporación de evidencias científicas de carácter criminológico a la política legislativa en materia penal, en particular, a la decisión sobre la criminalización de conductas y el incremento de penas. En el marco de este proyecto se analizan cuestiones como la función de la pena desde las evidencias empíricas, el populismo punitivo, la influencia de los medios de comunicación, las metodologías empíricas idóneas para recabar información procedente de la ciudadanía, las intuiciones de justicia, los factores psicosociales asociados al cumplimiento de las normas penales, los marcos filosóficos y epistémicos para llevar a cabo la toma de decisiones basadas en evidencias, entre otras cuestiones. Asimismo, el Centro CRÍMINA también participa en el marco de esta línea de investigación en la Red de Excelencia EMPIRIC, con objetivos muy similares, en el proyecto financiado por la Generalitat Valenciana “InfractXrs” que trata de analizar por qué se incumplen las normas de propiedad intelectual, entre otros.

Desinformación y crimen

La desinformación se ha convertido recientemente en un tema de interés para la investigación desde distintas disciplinas, especialmente desde la proliferación de las conocidas Fake News, esto es aquellos artículos o noticias que, siendo falsos son difundidos de manera intencionada, con fines normalmente económicos o políticos. La trayectoria investigadora del centro en ciberdelincuencia es una de las principales razones para abrir esta nueva línea de investigación, ya que la desinformación en general y las Fake News en particular, encuentran en las plataformas digitales el entorno adecuado en el que difundirse y viralizarse. En la actualidad resulta aún complejo definir y conceptualizar el término “Fake News” y es aún más complejo de operativizar y medir, es por ello, que uno de los primeros pasos del centro en relación con esta línea de investigación será colaborar en la definición y conceptualización del problema y encontrar formas adecuadas de operativizarlo. En el futuro, la investigación se dirigirá a conocer la prevalencia del fenómeno y el efecto que tiene en la sociedad, así como participar en la creación de herramientas que permitan su identificación de manera automática. Por otro lado, la desinformación y la mala información en relación con la delincuencia es otro de los ejes fundamentales de esta nueva línea de investigación. En relación con este tema, el centro está trabajando actualmente en el proyecto europeo ARISA 2, en el que se evalúa cómo tratan los medios la información sobre los acusados de casos penales y el impacto que tiene en ellos.

Ética aplicada a la investigación criminológica

Si bien es cierto que la investigación social está rodeada de numerosos dilemas éticos, la criminológica, debido a la especial sensibilidad de su objeto de estudio y las profundas implicaciones de sus hallazgos, debe poner de relieve la responsabilidad de los investigadores y ofrecer criterios y principios que orienten correctamente su trabajo.  En este sentido, la línea de investigación sobre ética aplicada a la investigación criminológica pretende dar respuesta  a los importantes retos relacionados con la participación de personas en la investigación sin su consentimiento, la participación coercitiva en ámbitos del sistema de justicia penal, la ocultación de información a los participantes o directamente el uso del engaño por los investigadores, la investigación sobre el control de la conducta y el cambio de carácter, la exposición de participantes a estrés físico y mental, la violación de la privacidad y la confidencialidad, la estigmatización de colectivos o el reparto desequilibrado de beneficios y cargas en los modelos intervención basados en diseños experimentales o cuasiexperimentales, entre otros. Como respuesta a estos retos, CRÍMINA trabaja, principalmente a través de su spin-off Plus Ethics, desde una perspectiva normativa aplicada a la detección, evaluación y mitigación de los principales riesgos éticos asociados a la investigación en materia de seguridad y ciberseguridad.  En el marco de esta línea de investigación, Plus Ethics ha participado como asesores éticos independientes en los proyectos H2020 MINDb4ACT, PRACTICIES y, actualmente, forma parte del proyecto H2020 IcARUS.

Inteligencia Artificial, crimen y justicia

En los últimos años, las tecnologías de inteligencia artificial (IA) han experimentado un gran desarrollo y sus capacidades se han extendido a distintos ámbitos profesionales y de nuestra vida cotidiana. Entre los ámbitos profesionales, uno de gran interés es el uso de las herramientas de IA para el análisis del delito y para la valoración del riesgo. En este sentido es necesario desarrollar herramientas que respondan a las necesidades de las administraciones policiales y de justicia frente a la delincuencia, garantizando al mismo tiempo un desarrollo tecnológico ético y racional que garantice los derechos de los ciudadanos. El acceso actual a tecnologías basadas en IA supone ciertos riesgos para la sociedad que deben ser estudiados, En primer lugar, el empleo malintencionado de la IA y su potencial uso para cometer delitos puede cambiar la forma en la estos son cometidos, mejorando las capacidades y el éxito de los delincuentes. Además, la autonomía de las herramientas de IA generará un interesante debate en cuanto a la autoría de algunos delitos. Por otro lado, el uso generalizado que hacemos de herramientas de IA las convierte en un objetivo potencial para para ser atacado por los delincuentes con diversas finalidades. El enfoque de Crímina en esta línea de investigación abarca por lo tanto el diseño, desarrollo y análisis ético y legal de herramientas basadas en IA para el análisis del delito y la valoración del riesgo hasta la prospectiva como la prospectiva para el análisis de nuevos riesgos y amenazas que suponen estas tecnologías. Crímina ha participado en un Proyecto Europeo Pericles, dentro del marco H2020, desarrollando la herramienta ModeRad, para la detección de contenido radical en Twitter.

Justicia y grupos vulnerables

Esta línea de investigación se centra en el estudio de la legitimidad de la justicia penal, el impacto del acceso a la justicia en las víctimas y grupos vulnerables, la mediación, la asistencia a víctimas del delito y terrorismo e instrumentos que profundicen en el desarrollo democrático y la promoción de derechos fundamentales. Asimismo, esta línea también se centra en el análisis y estudio del funcionamiento de la asistencia a víctimas del delito a través de la red de la Generalitat de Oficinas de Atención a las Víctimas del Delito (OAVDs) así como en la victimización de determinados colectivos especialmente vulnerables y cuantitativamente importantes en nuestra sociedad, como son las personas mayores e inmigrantes de la Comunidad Valenciana. En este sentido, en el ámbito de la presente línea de investigación se llevan a cabo acciones de diagnóstico y evaluación integral de la asistencia a las víctimas del delito para detectar las posibles disfunciones en la implementación de los protocolos de asistencia a las víctimas del delito por parte de los equipos profesionales, así como identificar los puntos débiles que puedan existir en la asistencia a las víctimas y los procesos susceptibles de mejora, para establecer planes de mejora adecuados y adaptados a los equipos profesionales de las OAVDs, con el fin de generar buenas prácticas en la asistencia a las víctimas del delito, generalizables al resto de profesionales de la red de oficinas. Por último, en relación con el colectivo de personas mayores e inmigrantes, en esta línea de investigación se han llevado a cabo estudios de victimización con el objetivo de identificar las barreras que encuentran estos colectivos a la hora de denunciar o solicitar asistencia. Algunas de los iniciativas de investigación con las que está relacionada esta línea son los tres proyectos NI1FORA sobre legitimidad de la justicia y grupos vulnerables o PROTEGI2.0+ sobre el alcance del fraude económico a personas mayores de la provincia de Alicante.

Radicalización y extremismos

El análisis y prevención del fenómeno de la radicalización y los extremismos violentos ocupan un lugar privilegiado tanto entre gestores de la seguridad pública a todos los niveles como en investigadores. Sobre esta línea de investigación, los intereses del centro CRIMINA han estado centrados en dos niveles distintos, pero enormemente complementarios. En primer lugar, a través del estudio de las particularidades de la radicalización y el extremismo violento online y en qué medida nos encontramos ante un fenómeno diferente al caracterizado tradicionalmente. Ejemplo de ello son las investigaciones en torno a la incitación a la violencia y el discurso del odio en Internet o el desarrollo de metodologías y algoritmos para la detección del discurso radical en redes sociales online. Por otro lado, esta línea de investigación está compuesta por un segundo enfoque normativo orientado al análisis y la armonización de los principales marcos jurídicos internacionales, comunitarios y nacionales de respuesta a la radicalización y al terrorismo, o a las diferentes formas de incitación a la violencia y de comunicación de odio en Internet. Esta línea de investigación ha sido desarrollada especialmente en proyectos H2020 como PERICLES u otros proyectos nacionales como CiberHache.

Tendencias del crimen

Una de las grandes preguntas que se ha planteado en la investigación criminológica desde sus orígenes es la de qué factores hacen que el crimen aumente o disminuya a lo largo del tiempo; es decir, las tendencias del crimen. Desde una perspectiva eminentemente macro, la literatura científica ha tratado de proporcionar evidencias robustas sobre la incidencia de uno o varios factores sobre las tendencias del crimen, admitiendo que se trata de un fenómeno multicausal. En particular, los investigadores han prestado especial atención al descenso generalizado de la delincuencia en los países occidentales durante las últimas décadas, que han denominado “International Crime Drop”. Algunos de los factores que más se han estudiado para explicar dicho descenso son la economía, las armas de fuego, la seguridad, las estrategias policiales, la inmigración, el proceso de civilización, y la tecnología, entre otros. En Crímina investigamos la variación en las tasas de criminalidad a lo largo del tiempo desde una perspectiva empírica, prestando especial atención al impacto que han tenido las tecnologías en la movilidad de la población. Para ello, utilizamos principalmente fuentes de datos secundarias sobre criminalidad, que incluyen datos policiales y encuestas de victimización, y sobre el uso de las tecnologías. Estos datos sustentan el planteamiento de nuevas hipótesis sobre las tendencias del crimen que, posteriormente, deberán ser contrastadas.

 
 
Contacta con nosotros si tienes alguna duda
UMH Crimina
Centro Crímina para el Estudio y Prevención de la Delincuencia

Universidad Miguel Hernández Avda. de la Universidad s/n.

Edif. Hélike Elche Alicante 03201 Spain

T: +34 966 658 380 secretaria@crimina.es

UNIVERSITAS Miguel Hernández

Avinguda de la Universitat d’Elx, S/N

03202 Elx (Alacant)

 
(+34) 966 65 8500